Todos los derechos reservados © 2015
Arcanos Menores

Basados en los naipes comunes,se asocia a los cuatro elementos, a las cuatro estaciones del año, a las cuatro grandes esferas de interés del hombre (amor, trabajo, dinero, salud), se subdividen, según el palo, Oros, Copas, Espadas y Bastos, en cuatro series numeradas de diez cartas más cuatro figuras de cada una.

Las figuras son las archiconocidas del Rey, la Reina y la Sota, símbolos respectivos del trío padre, madre e hijo, a la que se añade un personaje de origen español, el Caballo, emblema del soltero, novio, amigo o rival.

Las claves de interpretación de los arcanos menores están relacionados con diversos elementos: con las cuatro grandes clases en que estaba dividida la sociedad en la antigüedad, el clero e intelectuales, militares, comerciantes, obreros y campesinos; con los cuatro elementos de la filosofía griega: Aire, Agua, Tierra y Fuego; con los cuatro instrumentos básicos de la magia occidental, varita, espada, copa y pentáculo, con los cuatro imperativos relacionados con estos, y con los cuatro signos fijos o centrales de cada estación o del Zodiaco: el querer (Tauro, Tierra), el osar (Leo, Fuego), el callar (Escorpio, Agua) y el saber (Acuario, Aire).

Bastos: Los Bastos, de forma alargada y por tanto fálica, revelan inmediatamente un simbolismo viril, masculino, así como la vinculación con el elemento Fuego, masculino y activo.

Copas: Las redondeadas Copas, en analogía formal con la vasija, y por tanto con el útero, el seno y la mujer, representan el elemento Agua que está destinada a contener.

Espadas: Forma alargada, fálica, masculina también para las Espadas, en analogía con el elemento Aire, también masculino, al que pertenece y que cortan vigorosamente.

Oros: Los Oros, redondeados, y por tanto femeninos, tanto en relación con la forma como con el elemento Tierra del que provienen en forma de metal, la redondez se asocia al vientre de la mujer embarazada creando vida como de la tierra nos viene el alimento.