Todos los derechos reservados © 2015
LAS SEIS CARTAS DE PRUEBAS DEL TAROT


En el Tarot hay seis pruebas evolutivas, son procesos por los cuales las personas tienen que pasar y superar para no quedarse enganchadas en ellos.
Estas pruebas son ineludibles, con ellas no se está pidiendo que el individuo este mal, sino que comprenda esta carta para que supere el momento de prueba, que es, o que se le está pidiendo. Con cualquiera de estas pruebas, cuando las estamos viviendo nos sentimos tan rotundamente mal, destruidos, fracasados, hundidos, que hay que entender a la persona, que es lo que la esta pasando y esto es una prueba evolutiva, y hay que abrirla el camino apropiado para que no se quede enganchada en ella.

LA JUSTICIA XI: Con esta carta a la persona se le pide que no culpe a los demás de lo que está viviendo. Debe tener la fortaleza interna de mirar hacia dentro de ella misma porque el proceso que vive es consecuencia de ella, causado por ella en momentos pasados. Nuestro momento actual es fruto de nuestros momentos anteriores. Esta carta indica que lo que vive la persona lo ha generado ella misma. Cuando la persona rectifique mecanismos internos y se acepta a sí misma y se perdone a si misma, está realizando una transmutación interna que se le manifestara también en su vida externa. Es una carta de equilibrio total, recibirá lo que has sembrado tiempo atrás.

EL COLGADO XII:
Lo que se pide cuando se vive la carta del  Colgado es la renuncia a algo en nuestra vida, el sacrificio libremente consentido por uno mismo. Saber que lo que se está haciendo es absolutamente necesario para nuestra evolución espiritual. Si la vida nos pide en este momento que hagamos este sacrificio, debemos aceptarlo por que es la única forma de superar el problema (cuando se acepta el dolor, cesa el dolor). Tienes que abandonar lo que te hace daño.

LA MUERTE XIII: La prueba que nos pide la carta de la Muerte es un cambio personal obligatorio. Cuando aparece la Muerte se nos está diciendo que estamos evitando la ruptura con una situación que ya esta muerta y que mientras no rompamos vamos a quedar petrificados en el proceso de nuestra vida. La Muerte nos dice: “si TU no cambias, se te van a empezar a venir todas las cosas abajo, pero el cambio es TUYO, no de las circunstancias, sino interno”. Es una carta de renacimiento, de transformaciones.

EL DIABLO XV: La prueba que nos pide el Diablo es desobsesionarnos, liberarnos de la situación que nos tiene amarrados y obsesionados, para que nuestra energía fluya libremente. El Diablo crea obsesiones terribles, somos esclavos, no somos nosotros mismos, hemos perdido totalmente nuestra libertad, no pensamos por nosotros mismos, pensamos por medio de nuestra naturaleza más inferior que nos está dominando. Con esta carta  mostramos los instintos más bajos y primarios del ser humano.

LA TORRE XVI: La prueba de la Torre es desbloquearnos totalmente, cambiar nuestra escala de valores porque la que tenemos ya no es valida. La carta de la Torre evidencia un bloqueo absoluto, la incomunicación, el egoísmo, el sentir que estamos bloqueados, condicionados sin poder movernos. Esta carta te hace llegar al fondo, estas en un caos total y necesitas pegar el salto y romper con algo para volver a tu vida de equilibrio.

LA LUNA XVIII: A través de la Luna se nos abandona, no podemos apelar a nuestra razón, no vemos nada claro, todo se vuelve contra nosotros de una forma confusa y traicionera, nos llenamos de dudas, de temores y de miedo, sin embargo, sencillamente se nos está probando nuestra  fortaleza. La Luna corresponde al momento en que el espíritu ya se ha asentado en la materia. El sexto sentido se desarrolla, la intuición crece y eso trae dudas, aprende a dejarte llevar por esa intuición que seguramente te ayude a tomar decisiones en la vida, después de la noche viene el día, descansa piensa, analiza y deja de tener miedo, pide a los sueños que te ayuden, pide a la noche que te relaje, la Luna te ayudara a ver lo que no ves ahora, cuando despiertes y veas el Sol lo veras todo mucho mas claro, veras la Luz. La Luna te dice que hagas caso a tu sexto sentido, a tu intuición.